Definitivamente morderse las uñas es un signo de este tipo de personalidad

A menudo se piensa que la onicofagia (el hábito de morderse las uñas) se debe al nerviosismo, mas parece que la ansiedad no sea la causa. Cada vez existen más pruebas de que comerse las uñas, arrancarse los padrastros o tirarse del pelo son gestos propios de perfeccionistas y que en tales actos se busca aliviar el aburrimiento, la irritación o el fastidio.

«Estos descubrimientos sugieren que los individuos que sufren de comportamientos repetitivos podrían beneficiarse con tratamientos diseñados para reducir la frustración y el aburrimiento, y modificando su perfeccionismo», dijo Sarah Robert, quien ayudó al autor del estudio.

Y tú, ¿te muerdes las uñas, eres un perfeccionista?

Estos son algunas señales que te ayudarán a descubrir si lo eres:

-Piensas en términos de «todo o nada», ves las cosas como blanco o negro.

-Eres muy duro contigo mismo.

-Te frustras si no logras tus metas.

-Aún cuanto logras tus objetivos te sientes insatisfecho.

-No puedes empezar algo hasta que llegue «el momento perfecto», pero quizá nunca llega.

Estos hallazgos podrían ayudar a los terapeutas en el tratamiento de pacientes que sufren este tipo de trastornos. Se ha constatado que este tipo de conductas perfeccionistas se pueden aliviar mediante terapia cognitivo-conductual. Si los pacientes lograsen aprender a pensar y actuar de diferente modo cuando aumenta la tensión, podrían bloquear sus impulsos antes de que estos se inicien.

¿Te sientes identificado con estas características? No olvides compartir y regalarnos tu opinión en los comentarios.
Si conoces a alguien que se muerde las uñas no olvides compartirle la información.

Recuerda apoyarnos con un Me Gusta.